Abogados Net

Estudio de Abogados,Asesoria Legal,Estudio Juridico,Santiago Chile

Abogados en Santiago

¿Qué es una tercería de dominio?

La tercería de dominio es aquel procedimiento dentro de un “juicio ejecutivo”, que se realiza después de un embargo,   en el que un tercero, ajeno a este juicio, se presenta al mismo demandando tanto al acreedor como al deudor, con el objeto de que se reconozca su calidad de poseedor de los bienes que han sido embargados, y que como consecuencia de ésto, se alce el embargo que ha afectado a los mismos, y se proceda a la devolución de éstos, si es que ya han sido retirados.

¿Quién puede interponer una tercería de dominio?

-Una tercería de dominio puede ser interpuesta por el poseedor de un bien que ha sido embargado por una deuda ajena.

¿Cuándo puede interponer una tercería de dominio?

-Puede interponer una tercería de dominio desde que se traba el embargo sobre sus bienes, por una deuda que no le corresponde, y hasta antes que los bienes embargados sean  rematados.

¿Cuáles son los medios para demostrar en una tercería de dominio que soy poseedor de los bienes embargados?

En general, para este tipo de casos, se presentan dos medios de prueba en la tercería de dominio: documentos y testigos. Respecto a los documentos, podemos señalar  las boletas o facturas de compra de los bienes embargados, guías de despacho o presupuestos de reparación a nombre del tercerista, entre otras.

Además es conveniente acreditar en la tercería de dominio que el tercerista tiene domicilio en el inmueble donde se realizó el embargo.

Los testigos que se presentan como medio de prueba en la tercería de dominio deben ser al menos dos, mayores de edad y que no sean familiares ni amigos íntimos de quien los presenta y que se encuentren de acuerdo en el hecho que los bienes embargados se encontraban en poder del tercerista al tiempo del embargo, y que éste se comportaba con ellos como si fuese el dueño.

——————————————————————

Extracto del Código Civil sobre tercerías

3. De las tercerías

518.- En el juicio ejecutivo sólo son admisibles las tercerías cuando el reclamante pretende:
1° Dominio de los bienes embargados;
2° Posesión de los bienes embargados;
3° Derecho para ser pagado preferentemente; o
4° Derecho para concurrir en el pago a falta de otros bienes.
En el primer caso la tercería se llama de dominio, en el segundo de posesión, en el tercero de prelación y en el cuarto de pago.

No. 519. (541). Se substanciará en la forma establecida para las tercerías de dominio la oposición que se funde en el derecho del comunero sobre la cosa embargada.
Se tramitará como incidente la reclamación del ejecutado para que se excluya del embargo alguno de los bienes a que se refiere el No. 445.

No. 520. (542). Podrán también ventilarse conforme al procedimiento de las tercerías los derechos que haga valer el ejecutado invocando una calidad diversa de aquella en que se le ejecuta. Tales serían, por ejemplo, los casos siguientes:
1°. El del heredero a quien se ejecute en este carácter para el pago de las deudas hereditarias o testamentarias de otra persona cuya herencia no haya aceptado;
2°. El de aquél que, sucediendo por derecho de representación, ha repudiado la herencia de la persona a quien representa y es perseguido por el acreedor de ésta;
3°. El del heredero que reclame del embargo de sus bienes propios efectuado por acción de acreedores hereditarios o testamentarios que hayan hecho valer el beneficio de separación de que trata el Título XII del Libro III del Código Civil, y no traten de pagarse del saldo a que se refiere el No. 1383 del mismo Código. Al mismo procedimiento se sujetará la oposición cuando se deduzca por los acreedores personales del heredero; y
4°. El del heredero beneficiario cuyos bienes personales sean embargados por deudas de la herencia, cuando esté ejerciendo judicialmente alguno de los derechos que conceden los artículos 1261 a 1263 inclusive del Código Civil.
El ejecutado podrá, sin embargo, hacer valer su derecho en estos casos por medio de la excepción que corresponda contra la acción ejecutiva, si a ello ha lugar.

521.- La tercería de dominio se seguirá en ramo separado con el ejecutante y el ejecutado, por los trámites del juicio ordinario, pero sin escrito de réplica y dúplica. Las tercerías de posesión, de prelación y de pago se tramitarán como incidente.
El tercerista tendrá el mismo derecho que el No. 457 concede al deudor principal.

522.- La interposición de una tercería no suspenderá en caso alguno el procedimiento ejecutivo. El procedimiento de apremio se suspende únicamente en el caso contemplado en el inciso primero del No. 523 y, tratándose de una tercería de posesión, sólo si se acompañan a ella antecedentes que constituyan a lo menos presunción grave de la posesión que se invoca.

No. 523. (545). No se dará curso a la tercería de dominio si no contiene las enunciaciones que indica el No. 254; ni se suspenderá por su interposición el procedimiento de apremio, salvo que se apoye en instrumento público otorgado con anterioridad a la fecha de la presentación de la demanda ejecutiva.
En los demás casos el remate se llevará a cabo, entendiéndose que la subasta recaerá sobre los derechos que el deudor tenga o pretenda tener sobre la cosa embargada.
Las resoluciones que se dicten son apelables y la apelación se concederá en el efecto devolutivo.

No. 524. (546). En el caso del inciso 1° del No. 519, podrá el acreedor dirigir su acción sobre la parte o cuota que en la comunidad corresponda al deudor para que se enajene sin previa liquidación, o exigir que con intervención suya se liquide la comunidad. En este segundo caso, podrán los demás comuneros oponerse a la liquidación, si existe algún motivo legal que la impida, o si, de procederse a ella, ha de resultar grave perjuicio.

No. 525. (547). Si la tercería es de prelación, seguirá el procedimiento de apremio hasta que quede terminada la realización de los bienes embargados.
Verificado el remate, el tribunal mandará consignar su producto hasta que recaiga sentencia firme en la tercería.

No. 526. (548). Si se han embargado o se embargan bienes no comprendidos en la tercería, seguirá sin restricción alguna respecto de ellos el procedimiento de apremio.

No. 527. (549). Si no teniendo el deudor otros bienes que los embargados, no alcanzan a cubrirse con ellos los créditos del ejecutante y del tercerista, ni se justifica derecho preferente para el pago, se distribuirá el producto de los bienes entre ambos acreedores, proporcionalmente al monto de los créditos ejecutivos que hagan valer.

No. 528. (550). Cuando la acción del segundo acreedor se deduzca ante diverso tribunal, podrá pedir se dirija oficio al que esté conociendo de la primera ejecución para que retenga de los bienes realizados la cuota que proporcionalmente corresponda a dicho acreedor.
Si existe depositario en la primera ejecución, no valdrá el nombramiento en las otras ejecuciones. El ejecutante que a sabiendas de existir depositario, o no pudiendo menos de saberlo, hace retirar las especies embargadas en la segunda ejecución por el nuevo depositario, será sancionado con las penas asignadas al delito de estafa.

No. 529. (551). El tercerista de pago podrá solicitar la remoción del depositario alegando motivo fundado; y, decretada la remoción, se designará otro de común acuerdo por ambos acreedores, o por el tribunal si no se avienen.
Podrá también el tercerista intervenir en la realización de los bienes, con las facultades de coadyuvante. Con las mismas facultades podrá obrar el primer acreedor en la ejecución que ante otro tribunal deduzca el segundo.